Buenos días, Álvaro. Queremos darte las gracias por concedernos esta entrevista, es un placer contar contigo. Para el que no te conozca, ¿quién es Álvaro Escudero?

Muchas gracias a vosotros por interesaros por mí y mi trabajo. Soy como cualquier otra persona, dependiendo del lado desde el que me observes, verás unas cosas u otras. En mi vida muggle soy informático, en mi vida superheroica soy escritor, friki en mi tiempo libre, apasionado de los libros, cómics, juegos de mesa…

Formo parte de la asociación cultural Lupus in Fabula que, entre otras muchas locuras, se encarga de organizar el Festival de Fantasía de Fuenlabrada. Un grupo de amigos locos que no dejamos que nuestras inquietudes se mueran entre los pliegues de nuestros cerebros retorcidos.

Cuéntanos qué es El nómada de Ággar y por qué quien vea esta entrevista debería leerlo.

Por desgracia el tema del que trata el libro está cada vez de más actualidad. No hay más que poner la televisión o leer cualquier periódico para recordar, día tras día, que nos estamos cargando el planeta. Que la crisis climática no es algo que vaya a afectar a nuestros nietos, sino a nosotros, y que la cosa cada vez va más rápido.

 El nómada de Ággar es una historia de fantasía ecologista y ficción climática. Nos cuenta el viaje de un hombre que puede conectar con el espíritu del planeta, en un futuro en el que nuestra civilización se ha reducido a mera mitología y restos arqueológicos y lo único que queda son los estragos que dejó nuestra forma de vida.

Con este planteamiento como motor de la historia, se van explorando temas como la naturaleza perdida, la guerra, la amistad, la muerte, las creencias y la pérdida de la esperanza.

También diré que mucha gente que lo ha leído me ha confesado que acabó llorando en distintas partes de la historia, por lo que, al menos, puedo garantizar que emocionalmente es difícil que deje a nadie indiferente.

El libro ha sido autopublicado con Círculo Rojo, pero financiado mediante una campaña de crowdfunding en la plataforma de Verkami. ¿Qué tal fue la experiencia con la editorial? ¿Y con la campaña?

Opté por la autopublicación animado por otros escritores de los que suelo rodearme. Podría haber tirado por lo fácil y haberlo publicado en la tienda de Kindle, pero me angustiaba la idea de producir algo mediocre. Sin un editor detrás que encuentre los errores, que aconseje y que haga un producto de calidad, me tocaba currármelo a mí.

Un crowdfunding me daba la posibilidad de financiarme para contratar a profesionales que corrigiesen, maquetasen e hiciesen un buen trabajo de portada. La campaña en Verkami fue realmente bien. Se alcanzó e incluso superó el objetivo. Recuerdo esos días con mucha ilusión, pero también con mucho nervio. Me pasaba el día comprobando el progreso de la campaña, revisando el correo y dando saltos de alegría con cada nuevo mecenas que se animaba a comprar el libro.

En cuanto a Círculo Rojo, cumplió su función, que en mi caso fue meramente utilizarlos como imprenta.

¿Cómo suele ser tu proceso de trabajo? ¿Las ideas brotan solas o utilizas algún tema para inspirarte?

En mi caso no me funciona lo de sentarme delante de la pantalla y fabricar ideas. Me llegan paseando al perro, viendo una película, en la ducha, desvariando en conversaciones locas con los amigos… Es un proceso a tiempo completo que me obliga a tener que estar anotando chorradas aparentemente sin sentido en el teléfono, con la duda de si algún día se materializarán en algo chulo o se quedarán solo en eso, en desvaríos.

Cuando unas cuantas ideas conectan y forman algo coherente, es cuando toca sentarse frente al ordenador y darle forma. Suelo planificar a grandes rasgos la estructura del libro, qué quiero que ocurra en la historia, en qué momento, ideas sueltas que a priori no sé dónde meter, pero que quiero que estén ahí. Después voy, poco a poco, hilando más fino, ordenando, recolocando, y solo cuando tengo un esquema del que me siento más o menos satisfecho, empiezo a escribir la primera página.

En cuanto a la promoción, ¿qué métodos sueles utilizar? ¿Son efectivos?

Si existe una fórmula o un método que funcione, yo todavía no lo he encontrado. Intento estar en la mayor cantidad de tinglados posibles, que la gente me vea, que se interese, que le suene mi nombre o el nombre del libro. Las redes sociales están muy bien, pero a mí por lo menos solo me sirven para comunicarme con la gente que ya me conoce, no para llegar a nuevos lectores. Hacer comunidad, colaborar, tener proyectos con otros creativos, es lo que hasta ahora me ha dado mejores resultados.

¿Qué le dirías a alguien que esté empezando?

Siempre que me preguntan esto digo lo mismo: ¡que no empiecen, que ya somos demasiados!

Bromas aparte, yo animaría a quien quiera meterse en este mundo a encontrar su propio camino. Hoy en día hay muchas facilidades para ello, cosa que es buena, pero también es mala. Los filtros se están perdiendo, ya no hay editoriales decidiendo qué sale adelante y qué no, por lo que todo es candidato a terminar en Amazon. Hay que cuidar las obras, pulirlas, hacer cosas originales, no dejar que se pierda entre la inmensidad de e-books más bien mediocres que inundan el formato electrónico. Como dice el lanzaredes, todo gran poder conlleva una gran responsabilidad.

¿Tienes nuevos proyectos en mente?

Tengo empezado un proyecto a largo plazo, con varias historias independientes entre sí, pero que conectadas terminan formando una foto más interesante. También suelo participar en antologías y estoy metido con mi compañero de letras, Abel Murillo, en un mundo compartido que con un poco de suerte terminará yéndosenos de las manos. ¡Proyectos siempre hay, lo que falta es el tiempo!

¿Dónde podemos encontrar tus obras? ¿Cómo te podemos localizar en las redes sociales?

El nómada de Ággar está disponible en Amazon, tanto en kindle como en físico. Desde mi web hay acceso a todos mis libros y proyectos en los que he participado,

www.alvaroescudero.com

Este verano publiqué con la editorial Apache otro libro, Las puertas del Ayer y del Mañana, en colaboración con mi amiga Begoña Fumero. Una historia de magos y piratas de la que os puedo hablar en cuanto me lo pidáis.

¿Algo más que quieras compartir con nuestros lectores?

Que en el mundo hay muchísimas historias que disfrutar, demasiadas para el tiempo que se nos concede. Hay que disfrutar cada libro como si fuese la única vez, ¡lo mismo que pasa con la vida!