Buenos días, José Antonio. Es un placer contar contigo. ¿Quién es José Antonio Flores Vera?

Buenos días. Para mí también lo es. Os doy las gracias por ofrecerme este espacio.

Una personal normal que desde joven ha tenido inquietudes literarias. Como le ocurre a la mayoría de las personas que las tienen, estas se manifiestan a través de la lectura. Desde que recuerdo, siempre me he sentido muy feliz y seguro con un libro. Ese afán lector, supongo, te lleva a escribir y con el tiempo escribir se convierte en un hábito similar al de leer, de manera que, a partir de algún momento, ambos hábitos son inseparables y van siempre de la mano. Incluso cuando estudiaba la carrera de Derecho o las oposiciones me hacía la idea de que estaba leyendo más que estudiando y eso lo hacía todo más llevadero.

Hace aproximadamente dos meses publicaste Equis quería correr: Una historia de encuentros y desencuentros. ¿Qué tal está siendo la acogida?

Ha sido una apuesta bastante arriesgada para ser mi primera novela, a pesar de que es mi séptimo libro publicado, entre físicos y digitales. Arriesgada en el sentido de decidir no presentarla al público en un primer momento y no estar publicada por editorial alguna, por decisión propia. He presentado al público todos mis libros físicos, con muy buena aceptación, pero en esta ocasión he optado porque el lector se interese por el libro en sí, al margen de otros oropeles. Eso es siempre arriesgado. A pesar de eso, en los dos meses que lleva en Amazon ha obtenido opiniones muy favorables, además de las que me llegan a mí directamente o a través de las redes sociales. Me gustaría que el libro suscitara el interés de los lectores, no porque me conozcan a mí o hayan leído mis libros anteriores, sino porque los propios lectores aconsejen que merece la pena leerlo. Es la mejor publicidad, sin duda.

¿Qué puede encontrar el lector entre sus páginas?

Se trata de una novela contemporánea que narra dos historias paralelas, que confluyen en algún punto de esta. He querido utilizar como trasfondo la actividad deportiva de correr porque es algo que conozco bien al ser yo mismo corredor habitual. Me desenvuelvo bien en este mundo y en todo ese tejido social y personal que conlleva. Ahora bien, correr en sí no es la historia principal, sino el tapiz de fondo sobre el que se desarrolla la historia, que cuenta con tintes muy humanos y en la que afloran cuestiones que no serán ajenas a ningún lector. De hecho, los que ya han leído la novela suelen indicar que se han identificado con alguno de los personajes en algún momento. Esa es la idea. En la vida diaria todos nos encontramos con todos, pero al mismo tiempo esos encuentros provocan desencuentros. Es lo que he querido plasmar, ofreciendo al lector unos giros imprevistos y un final sorprendente, que nadie espera. En la novela están representados sentimientos e inquietudes que todos conocemos o hemos experimentado en alguna ocasión, como pueden ser el amor, el desamor, la amistad, el éxito, el fracaso, pero también hay dosis de humor y algo de tragedia. Como suele ocurrir en la vida misma.

La novela nace de un relato que escribiste en un blog personal, de aquella versión a la historia que podemos leer en el libro has salvado solo algunas cosas. ¿Por qué decidiste continuar esa historia? ¿Por qué desechaste parte de ese relato?

Aquella historia que comenzó hace ya bastantes años en mi blog personal, que era muy seguido, gustó a los lectores. El año pasado la retomé y uní en un solo texto las cuatro o cinco partes de que constaba ya que la escribía, digamos, por entregas. Al releerla consideré por un momento que de allí podría salir un relato largo, pero jamás pensé que una novela, así que decidí darle continuidad. A medida que la reescribía comprendí que tal y como estaba escrito aquello, fuera lo que fuera, no daba ni para un relato, así que deseché muchas cosas, quedándome con el embrión o idea principal. De ahí pasé a la idea de escribir algo más sólido con ese material, más el que añadí, con la idea de convertirla en una novela corta. Sin embargo, la historia fue creciendo con nuevas historias y personajes y acabó convirtiéndose en una novela de 53 000 palabras, aunque, para llegar a ese punto hube de trabajar mucho la estructura, los diálogos, la narración, el desarrollo de los personajes… En fin, tuve que trabajar duro. Mucho más de lo que, a priori, consideré.

¿Por qué decidiste autopublicar? ¿Barajaste la posibilidad de publicar con una editorial?

Sobre todo, para poder controlar todo el proceso editorial. He publicado de forma tradicional con anterioridad, si bien con un sello pequeño y, la verdad, no me ha ido demasiado bien. Hoy día las editoriales pequeñas apenas tienen capacidad de promoción y la distribución es casi inexistente. Al final, la promoción la has de hacer tú mismo, con la desventaja añadida de que no dispones de la obra mientras esté vigente el contrato. Así que no deseaba que mi primera novela sufriera la misma situación.

Sí, como todo el mundo, barajé la posibilidad de publicar con una editorial que considerara seria y rigurosa y, de hecho, envíe un capítulo a una editorial con presencia en varios países que mostró interés por la novela y quería publicarla de manera tradicional. Sin embargo, algunas cláusulas del contrato no me convencieron y a eso se unió la idea cada vez más crecida de autopublicarla en Amazon con calidad editorial, es decir, contratando a profesionales todo el proceso editorial, desde la corrección hasta la portada. No me planteé en ningún momento enviarla a un sello grande, ya que la dinámica de estos es otra bien distinta. Por lo general, no los buscas tú a ellos, sino al contrario. Además, tampoco me movía un interés económico vinculado con la necesidad de vivir de la escritura, que no lo necesito. En mi opinión, se ha de disfrutar escribiendo, sin pretensiones, y con el tiempo podrá ocurrir que tu obra llegue más lejos si así lo deciden los lectores o, sencillamente, que no llegue. Pero eso es independiente de la pulsión de escribir, que es un acto muy íntimo y personal a la vez que satisfactorio.

¿Qué le dirías a alguien que esté empezando?

Sobre todo, que no tenga prisa en publicar y que no caiga en los errores en los que hemos caído muchos de hacerlo sin la calidad editorial necesaria. Esa puede ser tu propia tumba en tu carrera literaria. Nadie debería de publicar de cualquier manera ni cualquier cosa, que es algo muy común hoy en día. Lamentablemente, en la actualidad existen muchas editoriales que, en realidad, no lo son. Publican cualquier cosa y de cualquier manera si les pagas y eso no es serio. Yo le diría a quien está empezando que antes de lanzarse a publicar, escriba en su propio blog, con el fin de que los lectores lo vayan conociendo, depurando su escritura y que cuando crea que ya tiene algo digno, se lo dé a leer a lectores independientes que valoren su obra. Con posterioridad, es imprescindible la intervención de un corrector profesional que mejore lo escrito y detecte los errores ortográficos y semánticos que todos cometemos. Todo esto debe ser previo a enviar el manuscrito a una editorial y, lógicamente, imprescindible si se optar por autopublicar. Sin embargo, lo principal, es que se lea mucho, algo que olvidan muchos autores noveles hoy día.

¿Tienes nuevos proyectos en mente?

Sí. Tengo proyectos para los próximos cuatro o cinco años, otra cosa es que vean la luz. Y eso es así porque escribo a diario o casi. Lo más inmediato es una novela que está ya muy avanzada, que aborda el espinoso asunto de la corrupción, aunque desde una óptica muy distinta; asimismo, también está bastante avanzada una novela corta que es la continuación de un relato incluido en mi primer libro Conversación en la taberna y 41 relatos. También escribo no ficción, sobre todo asuntos relacionados con correr. En ese sentido, estoy trabajando en un libro que pretende ayudar a quien decida hacer su primer maratón, que podría ser la continuidad de mi eBook Tú puedes correr, publicado en Amazon. También tengo totalmente terminado un poemario y un libro de prosa poética sobre las sensaciones que producen correr en las personas, pero mucho me temo que esos proyectos tendrán que esperar, sencillamente, porque no cuentan con demasiada audiencia hoy día.

¿Dónde podemos encontrar tus obras? ¿Cómo te podemos localizar en las redes sociales?

La mayoría de mis obras están en Amazon, donde poseo una página de autor (basta con teclear mi nombre), pero no todas. También es posible encontrar algunos de mis libros en lugares como Agapea, Casa del Libro y otras librerías online conocidas, como es el caso de mis obras Conversación en la taberna y 41 relatos y Corriendo entre líneas.

Estoy presente en diversas redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/jafloresvera

Facebook Page: https://www.facebook.com/JANTONIOFLORESVERA/

Twitter: @jafloresvera

Instagram: joseantoniofloresvera

Pinterest: https://www.pinterest.es/joseantoniocorredor/

Además, cuento con página web:  www.joseantoniofloresvera.es y un blog, además del incluido en esta página web: www.joseantoniofloresvera.com.

¿Algo más que quieras compartir con nuestros lectores?

Poco más. Que se atrevan a leer mi novela porque cuenta una historia distinta y a decir de algunos lectores es adictiva y con giros sorprendentes, así como mis anteriores libros. Siempre he considerado que el lector que se aventura a buscar nuevas voces literarias, al margen de los grandes sellos, acaba por encontrarlas.

Por último, reiteraros mis gracias más sinceras por ofrecerme vuestro espacio al que le deseo muchos éxitos.