¡Hola a todos! Hoy os traigo una reseña muy especial para mí, tanto por el propio libro como por el autor, al que me une un gran afecto, pues prácticamente comenzamos juntos la labor literaria; él con sus escritos y yo como correctora.

El pasado jueves se presentó en la Sede Universitaria Ciudad de Alicante el libro Relatos aciagos de la calle. Se trata de un compendio de relatos de diversa temática, como más adelante veremos.

Álex Cardoso es uno de esos escritores que cuanto más lees de él, más te engancha, por su prosa sencilla, pero rica en detalles. Su especialidad es conseguir que el lector quede con un buen sabor de boca al leer sus textos, pues la trama se va desarrollando de tal forma que siempre queda con ganas de saber más; resulta terrible despedirse de los personajes tras estos relatos tan intensos que más que leerse se absorben rápidamente.

Cardoso trabaja dos temáticas fundamentalmente: la crítica social y el terror. Algunos de los relatos tienen la línea desdibujada entre estos ámbitos y se retroalimentan uno del otro, confluyendo en un texto que no deja indiferente al lector.

La santería y la religión yoruba tienen un protagonismo especial en una gran mayoría de relatos, pues forman parte de la idiosincrasia cubana e indudablemente el autor bebe de este tradicionalismo, que posteriormente plasma en sus relatos.

El libro está compuestos por veintiún relatos. Debo reconocer mi predilección por los relatos de misterio, intriga o terror porque el autor sabe crear la atmósfera perfecta para llamar la atención del lector y atraparlo en una especie de vórtice literario.

La mayor parte de los relatos se desarrollan en su Cuba natal, aunque hay otras localizaciones destacables, como México, Estados Unidos y la propia ciudad de Alicante, su actual lugar de residencia, entre otros.

La presentación fue amena y emotiva, pues la presentadora del libro fue la periodista Elena Merino, con la que Álex colabora en el programa Elena en el país de los horrores leyendo sus relatos y también la editora, Elena Muñoz. Acudieron también los ilustradores de la EASDA (Escuela de Arte y Superior de Diseño de Alicante).

Para finalizar, os dejo un fragmento de uno de mis relatos favoritos, «La chica del saxofón»:

«Quizá no se hubiera complicado la vida si se hubiese quedado en su país. Ni el peor de los inviernos en aquellas regiones podría haberle zarandeado con más contundencia y brutalidad que la tormenta de locura en la que se halló perdida de repente. Conocía aquellos desmoronamientos térmicos, pero ignoraba el alcance de una mente retorcida y enferma cuando se obsesiona con alguien».

Os lo recomiendo el libro todo lo que se puede recomendar y aquí os dejo los lugares donde se puede adquirir:
80 mundos.
Pynchon&co.
El rincón de la lectura.

El propio autor también os lo puede enviar si estáis interesados. Solo tenéis que contactar con él a través de sus redes sociales: Facebook e Instagram.