Hoy inauguramos la sección de reseñas con un libro que tuve el placer de corregir y disfrutar antes de su lanzamiento. Se trata de El Informe Klein, una novela negra al más puro estilo de Raymond Chandler, precursor por excelencia de este género.

Es un libro que ya de entrada llama la atención por su portada, que no va en consonancia con la trama de la novela, por ello, el lector no se espera que se trate de una novela negra.

La trama de El informe Klein resulta bastante interesante: Juan Steinberg, un investigador privado, está retirado en Barcelona. Un buen día, recibe la llamada de unos altos ejecutivos alemanes que le encargan localizar a uno de sus principales socios, Hermann Klein. Steinberg utilizará todos los recursos a su alcance para encontrar a Klein, quien, a su vez, es un misterioso personaje que ha escrito un libro sobre hechos que sucederán en el futuro.

Las diversas localizaciones se describen de una manera muy minuciosa, tanto que incluso aquellos lectores que no hayan visitado las ciudades que aparecen en la novela (Barcelona, Burgos, Hong Kong) podrían identificarlas fácilmente por la exhaustividad de detalles que relata Quirce.

También resulta muy interesante, y personalmente me encanta, que dentro de la novela haya tantas referencias a la pintura, la literatura, el cine y la filosofía, como en una especie de crisol de artes que se reúnen en el libro.

A lo largo de la novela se entremezclan la investigación, las persecuciones, las muertes, lo sobrenatural y las traiciones; múltiples situaciones que llevan al protagonista al límite. Nada es lo que parece en esta especie de ceremonia de la confusión.

Considero, tras este breve análisis, que la serie Serie Steinberg de Javier Quirce está bien encaminada a convertirse en uno de los grandes referentes de novela negra actual. Por ello, os invito a leer El informe Klein y disfrutar de una buena dosis de misterio e intriga.

Nos leemos pronto,

Bárbara